Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Agua rodada

Un Minuto de Reflexión

Ya se abrieron las compuertas de las presas Lázaro Cárdenas y Francisco Zarco, por lo que el agua ya empezó a rodar por la región lagunera y así iniciar el ciclo agrícola 2019.

Pero esta agua que empieza a llenar los diversos canales de riego, no solamente los agricultores puedan aprovecharla para sus diferentes cultivos y es que la misma también se convierte en un peligro, ya que año con años se presentan personas ahogadas.

Los campesinos, para estas fechas ya sembraron, algunos con agua de pozos y otros esperan que el vital líquido llegue por los canales, para así poder regar grandes superficies que al final, les den buenas cosechas y les generen ganancias.

Por el otro lado, cada ocasión que corre agua de las presas a los municipios de la Comarca Lagunera, el peligro es latente, ya que muchas personas aprovechan para meterse a bañar, sin pensar en que pueden encontrar la muerte.

Las autoridades de Protección Civil de Lerdo, Gómez Palacio, Madero y San Pedro, realizan campañas permanentes para pedirles a los ciudadanos no meterse a nadar.

Cada año es lo mismo, se habla de que se multarán a los infractores, pero eso parece no preocuparle a los jóvenes, muchos de los cuales al salir de las escuelas, se van de "pinta" y se meten a nadar para refrescarse, sin pensar que en el interior de los canales puede haber ramas de árboles, llantas, colchones en donde se pueden atorar.

Además, las aguas son traicioneras, ya que por arriba se ven tranquilas, pero ya por debajo las corrientes son fuertes y pueden arrastrar a quienes se meten a darse un chapuzón.

Los fines de semana es muy común ver a las familias irse de día de campo y algunos tras tomarse una refrescos amargos, agarran valor y se meten a nadar sin pensar en el peligro.

Empieza el ciclo agrícola 2019 y también el trabajo para los buzos Castañeda, quienes cada año son los encargados de rescatar los cuerpos de aquellos que desafiaron el peligro. Ojalá que la historia cambie y ya no se presenten más decesos en los canales de riego.

walter.juarez@milenio.com