Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

En esta esquina...

VERTEBRAL.

Hace algunos días entrevisté al Alcalde de Torreón y le externé lo que creo que podría ocurrir si las cosas siguen como hasta ahora, si los golpes continúan entre sociedad y elementos de tránsito, la situación puede salirse de control y convertirse en un caos.

Se hizo viral un nuevo video en donde (al parecer) una agente de tránsito “le puso” sus cachetadas a una señora que se resistía a ser infraccionada.

El Alcalde Zermeño insistía en que la autoridad puede ser falible, pero hay mecanismos, herramientas e instituciones que pueden dirimir un conflicto en favor de un ciudadano (en caso de sentirse agraviado) y yo insisto en que estamos girando en un círculo vicioso, todo por no leer y comprender el Reglamento de Vialidad vigente (que además me parece leonino, insensible y recaudatorio).

Con la llegada de los teléfonos inteligentes, todos, absolutamente todos somos reporteros, tenemos la verdad al subir videos a nuestras redes sociales contando nuestra versión y convirtiendo a nuestros seguidores en feroces y mordaces jueces del contenido de nuestras historias, pero quién nos dijo que tenemos la verdad en las manos con el simple hecho de grabar nuestros “encontronazos” con la autoridad y quién le dijo a la autoridad que tener roto o quebrado (en cualquiera de sus magnitudes) el vidrio frontal del automóvil era motivo de infracción, bueno al menos así lo reza el capítulo tercero en la sección VIII del mentado reglamento. “CRISTALES.- Todos los cristales de los vehículos automotores deberán estar en buenas condiciones, mantenerse limpios y libres de objetos o materiales que impidan o limiten la visibilidad del exterior al interior y a la inversa, así como libres de cualquier tipo de película o polarizado.

Solamente se permitirá el polarizado, entintado u obscurecido en los cristales de aquellos vehículos automotores que así provengan de fábrica.

Todos los vehículos automotores deberán estar provistos de un cristal parabrisas transparente, inastillable y sin fracturas”.

Qué pasaría si con las lluvias laguneras (la tierra) el vidrio se ensucia y no se me da la gana limpiarlo ¿Me va a detener e infraccionar un agente? Sí, porque viene consagrado en este irrisorio reglamento, aunque no nos guste debemos “chutarnos” la multa e ir a pagar al área de garantías (ya ni se diga “textear”, porque si fuera así yo estaría purgando cadena perpetua en algún centro penitenciario).

La idea, pues, de este artículo es buscar un diáfano equilibrio entre la ignorancia de nosotros como automovilistas y la férrea aplicación de los reglamentos por parte de los elementos de tránsito a través del uso de algo que nos diferencia de los animales:

El criterio, la consciencia.

A nadie nos gusta que nos infraccionen ¿Cierto? La solución es leer nuestros derechos y obligaciones en el Reglamento de Movilidad Urbana de Torreón http://www.torreon.gob.mx/tribunales/pdf/Reglamento_Movilidad_Urbana_Mun... y si nos sentimos agredidos por el actuar del agente, usar las herramientas que nos propone el alcalde:

El área de asuntos internos de la Dirección de Tránsito y Vialidad o los Tribunales Administrativos y para los agentes viales, ser medianamente flexibles en el uso de la autoridad, no todos los humanos reaccionamos de la misma forma al conducir un vehículo.

Por lo pronto: Lucharán a tres caídas, sin límite de tiempo: En esta esquina, los agentes de vialidad y en esta otra la ciudadanía.

angel.carrillo@multimedios.com