Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Homologar

Minuto de Reflexión.

Después de ver la forma en que se disfrutó el día del Grito de Independencia, en donde los jóvenes aprovecharon el momento y se divirtieron en grande, es difícil pensar en el cierre de antros, restaurantes y bares a las dos de la mañana. No se puede imaginar a esos muchachos quedarse sin horas de diversión al calor de unas copas o unos refrescos amargos bien fríos, por lo que la medida que se piensa tomar por parte de los alcaldes de Torreón, Jorge Zermeño y Marina Vitela, de Gómez Palacio, habrá de pegarles no sólo a los jóvenes, sino a los propietarios de esos negocios.

En Torreón ya se cerraba a las dos de la mañana y no pasaba nada, ya que los noctámbulos tras pasarse unas horas en los antros de la Morelos o de la Colón, como la cenicienta, cuando el reloj marcaba las dos, de inmediato salían hacia sus vehículos y emprendían la graciosa huida a Gómez Palacio, en donde ya eran esperados casi casi con los brazos abiertos, ya que en los antros de la vecina ciudad, no cerraban y ahí podían pasar otras horas más disfrutando de la música y del alcohol.

Ahora la cosa va en serio, ya dijo Marina Vitela que hablarán ella y Jorge Zermeño con Homero Martínez, presidente municipal de Lerdo, para que se deje de vender alcohol a las dos de la mañana y así homologar los horarios, buscando siempre que se preserve la seguridad de los laguneros, así como evitar accidentes viales, muchos de ellos de fatales consecuencias, todo por el excesivo consumo de bebidas espirituosas.

Pero no solamente son estos tres municipios, también está Matamoros, parte de la zona metropolitana y en donde hay bares a diestra y siniestra, muchos de ellos de la familia de Horacio Piña, presidente municipal. Marina Vitela y Jorge Zermeño saben que no la tendrán nada fácil, pero buscarán convencer a Horacio Piña para que acepte homologar el cierre de los bares y antros.

Se sabe que los alcaldes están pisando callos, afectando a los jóvenes y lo más duro, acabando con una economía, principalmente en Gómez Palacio, ya que le "pegarán" a meseros, cantineros, lavaplatos y afuera de los antros, hasta los "cuidacarros" o bien a quienes lavan coches.

En fin, sólo queda esperar.

walter.juarez@milenio.com