La maldita partidocracia mexicana Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

La maldita partidocracia mexicana

VERTEBRAL.

Recuerdo perfectamente el montaje que el gobierno federal hizo con la llegada del avión de la transportadora DHL al aeropuerto Benito Juárez de la Ciudad de México proveniente de Bélgica con las primeras dosis de la vacuna contra el Covid-19.

En un ejercicio de autocrítica, los medios de comunicación fuimos parte de la "puesta en escena", fuimos parte de la "teatrocracia" que orquestó el gobierno.

La única imagen que, en todo caso debió haberse difundido era la de la aplicación del fármaco a la primera enfermera en la Ciudad de México y no las palabras en el podio de Marcelo Ebrard, ni la del Director de la empresa transportadora, ni siquiera el enlace que hizo el Presidente de su mañanera, hasta el aeropuerto, pero insisto, fuimos parte de la situación.

No es justificación pero sí es una razón suficientemente poderosa para haber dado cuenta de la llegada del avión con las vacunas de Pfizer - Biontec.

México fue el primer país de América Latina en recibir las vacunas, no Brasil, ni Argentina (países densamente poblados), México.

Pero esto no se debe a una visión social de la vacuna, sino de una estrategia electoral, la maldita partidocracia mexicana, esa que no nos dejará avanzar, ese mal que empaña todas las buenas acciones, esa que limita la participación ciudadana y que evita un gobierno que atienda a la ciudadanía.

Este próximo mes de junio, se desarrollará un proceso electoral robusto, más de 20 mil puestos de elección popular se van a disputar entre gubernaturas, alcaldías, congresos y regidurías, por lo que los partidos sacarán todo su arsenal para tratar de arrebatarle el Congreso a Andrés Manuel López Obrador y porque no, también varios escaños que se llevó con su ola avasalladora del 2018.

Fíjese lo que ocurrió en un micro laboratorio local, el Ayuntamiento de Torreón debe revisar año con año el aumento en el precio del transporte público, una medida que podría resultar poco popular en medio de un proceso electoral, resultado:

Que estén a punto de quebrar cinco rutas y no es que quiera que aumente el precio (finalmente todos la estamos pasando mal) lo que me llama la atención es que resulta la acción se deriva, no de un acto de empatía social sino una medida, que de ejercerse, empañaría los esfuerzos de los candidatos del PAN.

Allá en la capital, por supuesto que el gobierno monopolizaría la aplicación de la vacuna, al no permitir la comercialización privada del fármaco, porque

¿No pagaría 20 o 30 dólares para aplicarse la vacuna? Yo sí.

angel.carrillo@multimedios.com