No se entiende Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

No se entiende

Un Minuto de Reflexión.

En los últimos días, los contagios en Coahuila muestran números preocupantes, por lo que no se entiende el que se haya autorizado a algunos municipios que realizaran los Gritos de Independencia con público, con muchos invitados, ya que las aglomeraciones son sinónimo de que los asistentes se pueden infectar por covid-19.

Se dice que todo está controlado, que hay vigilancia, que todo mundo debe de traer el cubre bocas puesto, de guardar la sana distancia y que habría gel antibacterial hasta para tirar hacia arriba.

Claro que eso no sucedió, muchos hicieron lo que quisieron ya estando en las plazas y lo peor, es que no guardaron la sana distancia como tanto se pregonó que sucedería.

En el lado de Durango, un día los contagios bajan y al otro suben, algo que parece que no le preocupó al alcalde lerdense Homero Martínez Cabrera, quien por sus pantalones decidió gritar el !viva México¡ en el balcón de la presidencia municipal y con un gran número de asistentes.

Pero a lo mejor eso es lo de menos, ya que actualmente se puede ver que los laguneros se han relajado, que el coronavirus para muchos de ellos ya es historia, cuando la realidad es que hay muchos infectados, muchos decesos y muchos hospitalizados.

Se dice que las autoridades vigilan que se sigan los protocolos, pero en los restaurantes los mismos poco se respetan, lo mismo que en bares, antros, cafeterías, loncherías y taquerías, en donde los comensales acuden con singular alegría, disfrutan de los alimentos y además, sostienen pláticas muy amenas, claro, sin traer tapa bocas y sin estar a ese metro y medio de distancia que piden las autoridades.

Todavía se pueden ver reuniones familiares, reuniones de amigos, fiestas en salones, en quintas, en donde todo es felicidad, en donde no les importa lo que digan las autoridades de salud, ya que lo principal para quienes asisten a las mismas es divertirse, sin pensar que el covid-19 se puede encontrar en cualquier esquina.

Los gobiernos estatales pusieron la muestra, sus gritos fueron virtuales, pero en Torreón y en Matamoros, los alcaldes Jorge Zermeño y Horacio Piña, respectivamente, decidieron que tendrían invitados, por lo que se espera que sus festejos no vayan a ser causa de que los contagios se disparen. Así se las gastan, pero contra esas decisiones nada se puede hacer.

walter.juarez@milenio.com