Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Reclamar, pero con conocimiento

VERTEBRAL.

Pues los vecinos de la colonia Provitec se pusieron “perros” con el Ayuntamiento de Torreón, simplemente se hartaron de las omisiones de Simas y Obras Públicas.

Cada vez que llueve (por mínima que sea la precipitación) la intersección de la calzada División del Norte y Pavorreal se inunda a tal grado que las brigadas de Protección Civil clausuran la vialidad, se convierte en una verdadera Laguna (a pesar de que los vecinos de Provitec y Torreón Residencial han luchado - literalmente - con las autoridades para que solucionen la interconexión de tuberías al cárcamo más cercano a este sector).

Ricardo Parada, un ingeniero constructor habitante de la colonia Provitec estuvo con nosotros en el Telediario debido a que un grupo de ciudadanos decidió bloquear el flujo vehicular justo en la División del Norte y Pavorreal, pero a diferencia de los otros bloqueos donde el conflicto se dirime en 15 minutos, ahora los enfurecidos ciudadanos hicieron batallar a Claudia Álvarez, al Gerente Técnico del Simas, Raymundo Rodríguez y a otros funcionarios que se dieron cita en el lugar, hubo de todo, reclamos, gritos, pero sobre todo argumentos de vecinos que, a lo largo del tiempo, se han especializado en el tema (ya sea por su profesión o simplemente por la experiencia adquirida en las contingencias), estas personas tienen conocimientos reales de lo que debe hacerse para que no vuelvan a inundarse nunca más, piden seis pozos de absorción para ubicarlos en el cruce antes mencionado, sin embargo solamente construyeron dos y esos dos los ubicaron en la plaza pública (supuestamente) en un lugar elevado, lo que resulta ilógico para el efecto que persigue un desagüe.

Los manifestantes fueron enfáticos, dijeron que si para el término de esta semana no quedaban terminados los trabajos (que por cierto llevan 97 por ciento de avance) volverían a “reventar” al municipio y créame, lo harán.

Tomás Galván, el arquitecto encargado de Obras Públicas municipales se comprometió a que el viernes por la noche terminarían el tres por ciento restante de la obra, no lo sabemos, solo nos quedamos con su palabra empeñada:

“Si hoy cayera una lluvia (de la magnitud que fuera), ese sector no se inundaría”, espero y sus cálculos sean exactos de lo contrario, no me gustaría estar en sus zapatos, porque los enfurecidos se lanzarían como hienas, simplemente perdieron el respeto a la autoridad.

Creo que si todos tomáramos valor y demandáramos servicios de calidad a las autoridades, las cosas cambiarían, pero con argumentos, con conocimiento de causa, con raciocinio tal y como lo hacen los de Provitec, no se trata de atacar por atacar.

angel.carrillo@multimedios.com