Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Una llamada de alerta

Lo que dijera en su discurso ante los tabasqueños Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México, es algo que no se debe echar en saco roto.

Al calor del momento, de inmediato el Mandatario de la Nación fue muy criticado, ya que realmente dijo que La Laguna es una zona desértica y tiene razón, además comentó que los mantos acuíferos están contaminándose y también tiene razón.

Además, como para echarle un poco más de sal a la herida, mencionó la presencia de arsénico en el agua, lo cual es una triste realidad y por más filtros que se coloquen, el vital líquido que llega a los domicilios laguneros lo contiene.

Esto que dijo López Obrador debe de ser una llamada de alerta, ya que de todos es conocido como se extrae el agua del subsuelo en grandes cantidades, además, si antes se perforaban pozos a 100 o 200 metros, ahora las profundidades llegan a los 500 metros.

Recuerdo que hace ya muchos ayeres, 15 o 18 años, un ganadero dijo que el agua en esta región nunca se acabaría, que los mantos freáticos se recargarían en forma cíclica, esperando siempre la llegada de lluvias atípicas, mismas que sean provocadas por algún huracán que llegue hasta estas tierras.

Estas palabras del ganadero no fueron las adecuadas, cuando lo que se debió pensar en aquellos años, era ver la forma o manera de lograr darle un uso más eficiente al agua, que los de la Conagua realmente cumplan con su trabajo, de vigilar que los pozos no sean sobreexplotados.

Como dijo López Obrador, la leche es agua y para producir un litro se necesitan miles de litros del vital líquido, primero para la siembra del alimento del ganado, luego para darles de comer a todas esas vacas productoras y finalmente para su preparación y para embazar los litros, galones o lo que se quiera guste y mande.

Algo se tiene que hacer, para que esta región siga siendo la mayor productora de productos lácteos del país, pero sin afectar los mantos acuíferos.

La responsabilidad no sólo es de los ganaderos lecheros, todos debemos de cuidar el agua.

walter.juarez@milenio.com