Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

"Elogio del Maracanazo", un compendio de historias más allá del deporte

Es la anécdota que da vida al libro "Elogio del Maracanazo", de Víctor Hugo Ortega.

El viaje que dos amigos chilenos realizan para conocer a Alcides Ghiggia, autor del épico gol con el cual Uruguay derrotó a Brasil 2-1 en la final de la Copa del Mundo de 1950, es la anécdota que da vida al libro "Elogio del Maracanazo", de Víctor Hugo Ortega.

Presentado en la Feria Internacional del Libro del Zócalo (FILZ), el volumen está integrado por una decena de historias de ficción, aunque siempre con algo de realidad.

Aquí, la afición a un equipo es paralela a los lazos sanguíneos; el amor a la camiseta es la mano que tiende una generación a la siguiente y a la que le precede; el grito al celebrar el gol del último minuto es en realidad la salida de todo aquello que en una cotidianidad no está permitido.

Desde “Yo ayudé al Coto Sierra a hacer ese gol” y “El tiempo de Zamorano y Salas” hasta “Allende era de Everton” y “El fotógrafo de Bielsa”, los relatos hablan de lo obvio: el deporte, pero también de todas esas situaciones y vivencias que lo envuelven.

En el Foro Violeta Parra, del encuentro librero capitalino, los escritores Gabriel Rodríguez y Aldo Rosales, celebraron la aparición de este texto y refirieron que "Elogio del Maracanazo” nace de esa relación de Ortega con el momento histórico que marcó a una generación mayor que la de él.

Fascinado con la historia, Ortega parte a Uruguay a conocer a Alcides Ghiggia, el jugador que metiera el segundo gol que marcaría el 2 a 1 definitivo del partido.

“Cuando fui pasaron muchas cosas como extrañas y simpáticas y bonitas y poéticas. Y dije: bueno, esto tiene que ser una historia, expresó el autor y reveló haber coordinado su libro de cuentos para que girara al que da título a esta selección.

Convencido de que este libro es para futboleros, señaló que las historias, están escritas con tal cotidianeidad que en realidad cualquier persona puede identificarse, o al menos entretenerse con algunas de ellas.

Ese el caso de "Allende era de Everton", donde unos barristas pelean en una terminal de autobuses sobre cuál era el equipo favorito del ex Presidente chileno.

Ortega mencionó que a partir del cuento que da título a su obra, se gestan el resto de los textos sobre diferentes hitos de Chile en Sudamérica, todo bajo esa matiz del futbol como memoria emotiva, el futbol contado desde la vereda del hincha.

Con sentido de nostalgia y romanticismo, el autor lamentó también el que la Selección de Chile quedo fuera en el mundial de Rusia 2018.

El Maracanazo fue un acontecimiento que le dio la vuelta al mundo, aconteció en el Mundial de Brasil 1950 y se jugaba la final en el estadio Maracaná de Río de Janeiro.

La selección de Uruguay con sus 11 jugadores en la cancha enfrentaba al equipo anfitrión que era apoyado por miles de aficionados en las tribunas. Contra todo pronóstico, en los últimos minutos del partido, Alcides Ghiggia coronó una de las historias más fascinantes del deporte.

Su gol le cambió la vida a cientos de aficionados uruguayos que estuvieron ante un verdadero milagro, y a miles de brasileños que atestiguaron una de las más duras derrotas.

"El tiempo de Zamorano y Salas", "La estatua más linda", "La lealtad de los árboles", "Historia sudamericana", "La intriga de los fumadores", "El fotógrafo de Bielsa", "Yo ayudé al Coto Sierra a marcar ese gol" y "¿Acaso crees que soy pendejo?", son otros de los cuentos que se incluyen en este texto editado por Librosampleados.