Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Universidad de Salamanca rinde tributo póstumo a Ignacio Padilla

La Primera Feria Internacional del Libro Universitario organizó la mesa “Creadores mexicanos en la USal”.

María Ángeles Pérez López (Valladolid, 1967), profesora y titular del Departamento de Literatura Hispanoamericana de la Universidad de Salamanca (USal) recordó que esa institución tuvo la alegría de tener en sus aulas al autor mexicano Ignacio Padilla, creador de una obra destacada en las letras en español, donde se doctoró.

La reconocida poeta ponderó la “precocidad y talento de Ignacio Padilla, y dejó ver que en el último año se ha encontrado con diversos textos póstumos que señalan la propuesta extraordinariamente importante de ese autor, que si bien hoy es plenamente reconocido, “con el tiempo vamos a ir conociendo mejor su verdadera dimensión como gran literato”.

Su trabajo en diversos círculos literarios denotan intensidad, profundidad y calidad, por eso habrá que estudiarlo, dijo la autora de los poemarios “Tratado sobre la geografía del desastre”, “La sola materia”, “Carnalidad del frío”, “Ciudad de Badajoz”, “La ausente” y “Atavío y puñal”, así como de las plaquettes “El ángel de la ira” y “Pasión vertical”.

Entrevistada por Notimex poco antes de su intervención en el homenaje a Ignacio Padilla en la mesa “Creadores mexicanos en la USal”, que la Universidad de Salamanca organizó la víspera en su calidad de Invitada Especial a la Primera Feria Internacional del Libro Universitario de la UNAM (Filuni), destacó la importancia de la obra literaria de Padilla.

Profesora visitante en universidades de Estados Unidos, Polonia, República Checa, Italia, Francia, Croacia, Colombia y Hungría, subrayó la capacidad de Ignacio Padilla (Ciudad de México, 7 de noviembre de 1968-Querétaro, 20 de agosto de 2016) para trabajar con nivel de excelencia; eso permitió que su obra sea destacada en muchos géneros literarios.

Tras afirmar que la sensación de pérdida por su temprana muerte es terrible, tanto como irreparable para el universo literario hispanoamericano, María Ángeles Pérez López dijo que en realidad, la obra de ese malogrado escritor cubre un espectro bastante amplio de públicos, en el que se incluyen lectores de novela, de cuentos, ensayos y otros géneros.

De la misma manera, la entrevistada celebró el trabajo crítico y académico que alcanzó a desarrollar Ignacio Padilla en su corta vida, pues no llegar a cumplir, ni siquiera, 50 años de edad, y por otro lado, no dejó de citar las traducciones que se han realizado a partir de su obra, lo que representa otra fuente literaria importante para los lectores del planeta.

Por ser campo su campo de trabajo la poesía contemporánea, la entrevistada no considera por ahora escribir algo en torno a la vida o la obra de Ignacio Padilla, sin embargo, dejó ver que siempre ha sentido enorme admiración de su obra, y en general por la renovación que significó la narrativa en los años 90 en México y en otras naciones, como España.

Desde su particular punto de vista como lectora, le resulta muy difícil señalar un texto de ese autor como su obra cumbre, debido a que, aseguró la poeta, el corpus de su obra es tan amplio y brillante. Concluyó al subrayar que en la obra de Ignacio Padilla existe un potencial extraordinario para leer, analizar, estudiar, e ilustras a las futuras generaciones.

Ignacio Padilla fue Maestro en Literatura Inglesa por la Universidad de Edimburgo y Doctor en Literatura Española por la Universidad de Salamanca. Tuvo una actividad cultural y profesional muy nutrida, pues además de escritor fue editor, promotor cultural, diplomático e integrante del movimiento literario mexicano llamado Generación del Crack.

Miembro de número de la Academia Mexicana de la Lengua (AML), algunas de sus obras fueron traducidas a más de 20 idiomas y reconocidas con importantes premios nacionales e internacionales. Su vasta obra incluye ensayo, cuento y novelas dirigidas al público infantil y adulto. La víspera, la mesa fue moderada por el escritor Jorge Volpi.