Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Benfica, el club que despilfarra y desperdicia a quien va de Liga MX

Raúl Jiménez, Nico Castillo y Kikin Fonseca han padecido banca en Benfica como en ningún otro momento de sus carreras.

Foto: Mediotiempo

O Benfica tiene dinero para despilfarrar, no ha atinado con los refuerzos que contrata de Liga MX, o simplemente ha sido demasiado exigente con ellos.

El chileno Nico Castillo es opción para América por toda la banca que ha padecido con los portugueses y que nunca imaginó al dejar Pumas. Sin embargo, esa historia de llegar desde México sin encontrar la titularidad es algo que vivieron también Raúl Jiménez y Kikín Fonseca.

A pesar de que pagó 22 millones de dólares por Jiménez al Atlético de Madrid, la cifra más alta de traspaso para un mexicano en la historia, Benfica nunca lo hizo indiscutible titular, aun cuando regularmente respondía con goles cuando le tocaba entrar de suplente.

En tres años ahí, el canterano azulcrema se perdió muy pocos partidos. De los 80 que jugó en la Liga NOS, solo en 20 fue titular, aun cuando marcó 18 goles, con un promedio de 1 tanto cada 150 minutos.

Antes de él, las Águilas “encarnadas” se deslumbraron con un gol de Kikín Fonseca en el Mundial del 2006 y lo ficharon por 4 millones de dólares. Pero solo lo mantuvieron seis meses, en los que apenas jugó 8 partidos y metió 1 gol, de manera que pagaron 500 mil dólares por cada juego que disputó y 4 millones de dólares por ese único gol que festejó.

Pero al menos hicieron negocio porque lo vendieron a Tigres en 4.3 millones de dólares, tal como lo buscan hacer ahora con Castillo, porque a Pumas lo compraron en alrededor de 9 millones de dólares, según Transfermarkt, y ahora no quieren dejarlo ir al América por menos de 15 millones de billetes verdes.

Esto sin importar que desde el verano solo ha disputado dos partidos de Liga, con tan solo 77 minutos entre ambos y el rubro de goles aun en ceros, en buena medida por una lesión a su llegada pero luego por no recibir la confianza del entrenador.