Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Hasta 30 años de cárcel por pederastía en Durango

La pederastia es considerada por el ordenamiento penal como un delito grave que se presenta en espacios educativos, lugares de culto religioso, etc.

Propone la diputada local, Mar Grecia Olivas que en el momento de enjuiciar a un adulto por pederastia y tenga con el menor una relación de subordinación, ya sea maestro, pariente, o líder religioso, se considerará como una agravante y aumentará la pena hasta 30 años.

Indicó que la iniciativa se ubica en el terreno de la defensa de los derechos de las niñas, niños y adolescentes, para ello se enuncian las condiciones que agravan el castigo a las personas que cometen el delito de pederastia, en la adición de un artículo 177 Bis, al Código Penal para el Estado Libre y Soberano de Durango.

Dijo que en el caso de México, los abusos sexuales de menores de edad que estudian en los centros escolares, tanto públicos como privados por parte de los docentes, sigue en aumento y de ahí se desprende la recomendación general 21 que emitió la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), dirigida a la Secretaría de Educación Pública (SEP), Gobiernos de los Estados de la República y jefe de Gobierno del Distrito Federal hoy Ciudad de México, sobre la prevención, atención, sanción de casos de violencia sexual en contra de niñas y niños en centros educativos públicos y privados, publicada el 21 de octubre del 2014, en el Diario Oficial de la Federación.

Indicó que al abuso sexual infantil se le conoce como toda conducta en la que un menor de edad es utilizado para la estimulación sexual por parte de una persona adulta.

Las formas de abuso sexual infantil incluyen la participación en actividades sexuales, exposición indecente a un niño, preparar a un menor en producción, difusión o uso de la pornografía que implica imágenes de abuso infantil.

Recalcó que con las definiciones anteriores se puede concluir que el abuso sexual infantil se refiere a todo acto de índole sexual entre un adulto y un niño o niña o adolecentes, obviamente sin el consentimiento de ellos, y muchas veces con violencia física, aunque la mayoría de los casos es con violencia emocional.

Finalmente dijo que la pederastia es considerada por el ordenamiento penal como un delito grave que se presenta en espacios educativos, albergues, hospitales, orfanatos, seminarios, lugares de culto religioso y centros de tratamientos contra adicciones y en el convergen no sólo la acción perniciosa del adulto y la vulnerabilidad del menor de edad, sino que además se presenta el poder intrínseco que posee el adulto sobre éste, envolviéndole por medio de diversas argucias con el único propósito de someterlo a fin de satisfacer un deseo personal por encima del interés superior del infante.