Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

50 años sin la cantautora Violeta Parra

A 50 años de la muerte de la cantautora chilena Violeta Parra, su legado musical traspasa generaciones y temas considerados como himnos, “Gracias a la vida” y “Volver a los 17”.

Si Violeta no hubiese tomado la trágica decisión de suicidarse el 5 de febrero de 1967, en octubre de este año tal vez habría cumplido 100 años en compañía de su familia, gran parte de la cual está vinculada al mundo del arte y la música.

Uno de los principales reconocimientos que se le realiza a Violeta es haber recopilado tradiciones musicales chilenas para que no se perdieran en el tiempo, en particular aquellas ligadas al campo, fruto de lo cual nace el libro “Cantos folclóricos chilenos” con más de tres mil temas.

Nacida el 4 de octubre de 1917 en la sureña localidad de San Fabián de Alico, Violeta tenía el talento en su sangre porque era hija del profesor de música Nicanor Parra Parra, a lo cual se sumó el espíritu campesino de su madre, Clarisa Sandoval Navarrete.

Con el mundo de la música presente a diario en su hogar y en sus juegos de niña, no resulta extraño que sus primeras canciones las creara a los 12 años de edad, talento que luego le serviría para ganarse la vida y ayudar al sustento de su familia debido a una grave enfermedad de su padre.

Calles, circos, trenes y restaurantes, entre muchos lugares, fueron el escenario donde Violeta y sus hermanos entregaron su talento para llevar el sustento a la familia hasta que en 1932 Nicanor la invita a vivir a Santiago, un año después de la muerte del padre.

Su quiebre sentimental con Favre, en 1966, coincide con el lanzamiento del disco que incluye los reconocidos “Gracias a la vida” y “Volver a los 17”, entre otros temas muy famosos y que la llevaron a la inmortalidad.

Muchos creen que su separación del antropólogo suizo y el fracaso de su centro cultural le provocaron una depresión que derivaron en varios intentos de suicidio.

El 5 de febrero de 1967, con 49 años, Violeta pone fin a su vida con un disparo en la sien en la carpa instalada en La Reina, mismo lugar donde será velada por dos días y luego sepultada en una sencilla tumba del Cementerio General de Santiago en la cual siempre hay flores frescas.

Para mantener vivo su legado, sus hijos conforman la Fundación Violeta Parra en julio de 1991 y el 6 de octubre pasado abren el Museo Violeta Parra para exhibir en forma permanente la obra de la artista.

50 años sin la cantautora Violeta Parra