Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Por primera vez en 55 años, mujer gana el Nobel de Física

La canadiense Donna Strickland comparte el galardón con su colega francés Gérard Mourou y el estadunidense Arthur Ashkind, por innovaciones con tecnologías láser.

Arthur Ashkin, Gérard Mourou y Donna Strickland, galardonados en 2018 con el Nobel de Física. (Academia Sueca)

La canadiense Donna Strickland, el estadunidense Arthur Ashkind y el francés Gérard Mourou obtuvieron el Premio Nobel de Física por sus innovaciones en el uso del láser que permiten aplicaciones de esa tecnología en la medicina y otras áreas. Strickland y Mourou fueron premiados por el desarrollo, en 1985, del CPA, una tecnología para generar breves impulsos láser de gran intensidad, cuyas áreas de aplicación —según la Academia— no han sido todavía completamente exploradas.

Strickland es la primera mujer que obtiene el premio en 55 años y la tercera en la historia. Marie Curie fue la primera mujer premiada en este rubro, en 1903, reconocida por el codescubrimiento de la radiación, seguida de Maria Goeppert-Mayer, por sus hallazgos sobre estructura nuclear, en 1963. Nacida en Guelph, Canadá, en 1959, Strickland, que estudió primero ingeniería y luego se doctoró en 1989 en Física en la Universidad de Rochester, es profesora asociada en la Universidad de Waterloo, en Canadá. Gérard Mourou nació en 1944 en Albertville, Francia, y estudió en Grenoble y en París, donde se doctoró en 1973.

Posteriormente, trabajó en varias universidades estadunidenses, entre ellas la de Michigan. Actualmente es director del Laboratorio de Óptica Aplicada de la Escuela Politécnica de París y del Centro Nacional de Investigaciones Científicas. Ashkin, el mayor de los tres galardonados, nació en Nueva York en 1922 y estudió en el Columbia College y en la Universidad de Corneille, donde se doctoró en 1952. También trabajó en los Laboratorios Bell y en su propio laboratorio Junto con su colega Steven Chu —que recibió el Premio Nobel en 1997—, desarrolló la llamada "pinza óptica", con la que mostró en 1967 cómo se podían mover bolas microscópicas de láser.

Ashkin empezó a utilizar la "pinza óptica" en objetos biológicos, lo que permite manipular virus y bacterias. Según la Real Academia Sueca de las Ciencias, en la actualidad se usa la pinza óptica en muchos laboratorios para estudiar procesos biológicos, como la actividad de las proteínas, el ADN o la vida interior de las células.