Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Elefanta se desploma a causa de maltrato animal en celebración budista

Hace unos días se dio a conocer el maltrato animal que ha sufrido la elefanta de 70 años, Tikiri.

Foto: Especial

Desplomada y sin fuerzas para ponerse de pie, una elefanta desnutrida, vieja y explotada ha dado la vuelta al mundo a través de una desgarradora imagen que hace hueco profundo en quienes están en contra de cualquier tipo de violencia, sea animal o humana.

Hace unos días se dio a conocer el maltrato animal que ha sufrido la elefanta de 70 años, Tikiri, que gracias a la organización Save Elephant Foundation fue visibilizada por medio de fotografías que demostraron una notable desnutrición.

Además de que denunciaron la forma en la que aún con ello fue obligada a trabajar junto a otros 60 elefantes en el Festival de Perahera en Sri Lanka.

Sin embargo, el día de hoy la misma organización compartió otra imagen en donde después de un enorme esfuerzo, tras recorrer 10 días consecutivos en un evento religioso, el cuerpo de Tikiri ya no se pudo poner de pie.

Tumbada con las costillas resaltantes, Takiri aparece en la imagen rodeada de varios hombres que la miran con sorpresa.

“Por favor rezar por ella. Es demasiado agotador para ella caminar y trabajar. El día que la conocimos, el veterinario dijo que era fuerte y era bueno para ella caminar. Algunas personas son ciegas de corazón y se preocupan poco por los otros. Esta pobre vieja ha caído y todo el mundo puede verla. No podemos dejarlo en silencio. Es hora de ponerse de pie y tomar medidas para proteger a los otros elefantes que aún sufren y están esperando nuestra voz. Es hora de acabar con el uso de animales en ceremonias”, denunció la organización en su cuenta de Facebook.

​El último evento en el que participó Takiri

El caso de Tikiri se reflejó en días pasados durante su participación forzada en la celebración del Kandy Escala, Festival de Perahera, celebración budista de la ciudad asiática durante el verano.

El desfile enmarca los cuerpos de los elefantes con coloridos trajes. Así que como anillo al dedo el cuerpo huesudo de la elefanta fue escondido a través de varias telas.