Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Si tienes un perro eres más feliz que quien tiene un gato, afirma estudio

El estudio encontró que tener un perro estimula una convivencia con un compañero de juegos e incrementa la posibilidad de crear vínculos emocionales más fuertes.

Agencia

La General Social Survey realizó una investigación que concluyó que los dueños de perros son hasta dos veces más felices que los propietarios de gatos e incluso tener más probabilidades de casarse y ser dueños de sus propios hogares que los amos de felinos, ambos factores afectan la felicidad y la satisfacción con la vida.

Sin embargo, investigaciones previas de este tema dieron resultados mixtos. En 2006, El Pew Research Center no encontró diferencias significativas en la felicidad entre dueños de mascotas y los que no tienen mascotas, o los propietarios de perros y gatos.

La encuesta no se dividió entre personas que poseían "solo" un perro o un gato y las que poseían "ya sea" un perro o un gato, lo que podría enturbiar las distinciones entre propietarios exclusivos de perros y gatos.

Un estudio de 2016 sobre los dueños de perros y gatos, por otro lado, arrojó mayores calificaciones de felicidad para los dueños de perros en relación con las personas con gatos.

Se atribuyó el contraste, al menos en parte, a las diferencias en la personalidad: los dueños de perros tendían a ser más agradables, más extrovertidos y menos neuróticos que los dueños de gatos. Y un estudio de 2015 vinculó la presencia de un gato en el hogar con menos emociones negativas, pero no necesariamente un aumento en las positivas.

Otra investigación sostiene que algunas de las relaciones entre la mascota y la felicidad son casuales, al menos cuando se trata de caninos. Un estudio de 2013 encontró, por ejemplo, que los dueños de perros tienen más probabilidades de participar en actividades físicas al aire libre que las personas que no tienen perros, con beneficios obvios para la salud y la felicidad.

La investigación también concluyó que los dueños de perros tienen más probabilidades que otra gente de entablar amistades con las personas de sus vecindarios, en función de los encuentros aleatorios que ocurren cuando salen a pasear con sus mascotas. Esas conexiones sociales probablemente contribuyen a un mayor bienestar entre los dueños de perros.

La General Social Survey también hizo varias preguntas sobre cómo las personas interactúan con sus mascotas y las respuestas también pueden explicar algunas de las brechas de felicidad.

Los dueños de perros, por ejemplo, tienen más probabilidades de buscar la comodidad de su mascota en momentos de estrés, de jugar con su mascota y de considerarla como un miembro de su familia. Esas diferencias sugieren un vínculo social más fuerte con sus mascotas, lo que podría crear una mayor sensación de bienestar.

Al alejarse de los datos, los dueños de los gatos pueden protestar de que la propiedad no se trata de "felicidad" en absoluto: hay algo en los felinos que es más grandioso y misterioso, algo que no se puede capturar en una encuesta de opinión pública.