Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Alemania analiza medidas contra proselitismo turco en su territorio

Thomas de Maiziere, expresó hoy que prohibirá la presencia de políticos y funcionarios turcos en mítines proselitistas.

Agencias.

Berlín, 14 Mar (Notimex).- El ministro alemán del Interior, Thomas de Maiziere, expresó hoy que prohibirá la presencia de políticos y funcionarios turcos en mítines proselitistas en territorio alemán, si rebasan las fronteras de lo que permite la ley local.

De Maiziere se refirió a la presencia de políticos turcos que pretenden realizar proselitismo en comunidades turcas establecidas en Alemania en vísperas del referendo que Turquía realizará el 16 de abril próximo para reformar su Constitución y establecer un sistema presidencialista con más poderes.

El ministro alemán criticó “las compraciones de políticos turcos de la Alemania de hoy con los años del nazismo para desacreditar al país o para herirnos”, según reporte de la prensa local.

De Maiziere también criticó la realización del “saludo de lobo” que hizo el ministro turco de Asuntos Exteriores hace unos días en Alemania, cuando dirigía un discurso a sus connacionales en suelo alemán. El "saludo del lobo" es la consigna de los ultranacionalistas turcos El conflicto que sacude desde hace dos semanas la relación entre Alemania y Turquía se debe a las limitaciones establecidas por Alemania para que políticos y funcionarios turcos lleven a cabo mítines en territorio alemán para abogar por el “si” en el referendo turco. Alemania no ha emitido una prohibición general sino que decide caso por caso.

En el referendo, que se realizará el próximo 16 de abril, el pueblo turco decidirá si el país adopta un régimen presidencialista, que socavaría completamente lo que aún hay de democracia en Turquía. El presidente Recep Tayyip Erdogan adquiriría un poder casi absoluto y podría permanecer largamente en el cargo.

El portavoz oficial del gobierno alemán, Steffen Seibert, dejó en claro el lunes que el gobierno alemán no se enzarzaría en una competencia de provocaciones con el presidente Erdogan, y calificó sus declaraciones de ser desacertadas y estar fuera de lugar. La opinión pública en Alemania sigue con gran enojo y malestar las ofensas que el presidente de Turquía inflinge al país. La oposición alemana, formada por el Partido de los Verdes, y el partido La Izquierda, demandan duras sanciones de Alemania contra Turquía.

El partido de populista de derecha, Alternativa por Alemania se "fronta las manos" gustoso porque su orientación es completamente antiislámica y ha ganado mucho terreno en entre el electorado en corto tiempo.

El momento es crítico para Alemania porque el país se encuentra en campaña electoral con vistas a las elecciones generales de septiembre próximo. La oposición y una buena parte de la opinión pública quieren sanciones duras contra Turquía y achacan vulnerabilidad a la canciller federal alemana Angela Merkel. Durante la llegada masiva de refugiados a Alemania, en el segundo semestre de 2015, el gobierno de Merkel negoció con Erdogan el establecimiento de campos de refugiados en suelo turco, financiados por el gobierno alemán. En territorio turco hay dos millones de refugiados en esos campamentos.

Si Turquía disolviera alguno de esos campamentos y abriera las vías de tránsito a los refugiados para que se dirijan a Alemania, se produciría una severa crisis política en el país europeo. Alemania recibió en 2015 alrededor de un millón de refugiados, una medida que ha colocado a Merkel en el centro de muchas críticas en el país.

Merkel no es una personalidad que se deje llevar por arrebatos emocionales, por lo que lo más probable es que la reacción de su gobierno a la crisis causada por Turquía se mantenga dentro de los principios del Estado de derecho y de la ley, según analistas.