Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Alzas a tarifa del Metro desata protestas en Santiago de Chile

El aumento de 30 pesos chilenos ha generado que personas salten los torniquetes de las estaciones, e incluso, han cometido actos de vandalismo dentro de las instalaciones. Informaron que no habrá servicio durante el fin de semana.

Chile. El más reciente aumento al precio del acceso al Metro de Santiago de Chile desencadenó esta semana una ola de protestas en varias estaciones del sistema, con centenares de jóvenes que se cuelan sin pagar, causan destrozos y se enfrentan a la policía.

El Metro informó a través de su cuenta de Twitter que se cerraron todas las estaciones del sistema debido a las violentas protestas, asegurando que "impiden contar con las condiciones mínimas de seguridad para pasajeros y trabajadores".

También informó que se suspenderá por completo el servicio este sábado 19 y domingo 20, asegurando que "los graves destrozos que impiden contar con las condiciones mínimas de operación", aseguraron que realizarán labores de mantenimiento y abrirá hasta el lunes 21 de octubre.

​Por quinto día consecutivo, este viernes se registraron incidentes en una quincena de estaciones del Metro de la capital chilena, donde la presencia policial se ha incrementado con el paso de los días ante la intensidad de las protestas.

La situación más tensa se vivió en la estación Los Héroes, en pleno centro de la ciudad, donde un grupo de jóvenes se enfrentó a agentes antidisturbios de Carabineros en la zona donde están las máquinas para validar los boletos y acceder a los andenes.

Los protagonistas de las protestas son principalmente estudiantes de secundaria y universitarios, aunque otras personas se han sumado al llamado a evadir el pago del pasaje, que vale 830 pesos chilenos (unos 22 pesos mexicanos) en hora punta.

La mayoría de las movilizaciones de rechazo al alza de los boletos han consistido en evasiones masivas y en levantar las mamparas de cobro para que los pasajeros ingresen a los andenes sin pagar.

En algunos casos, sin embargo, se registraron actos de vandalismo y los jóvenes rompieron las puertas de acceso a las estaciones, vidrios y otros elementos.

La policía, por su parte, ha actuado para detener a los manifestantes empleando gases lacrimógenos dentro de las estaciones e incluso en algunos vagones del Metro.

El gobierno chileno ha condenado con dureza los incidentes y ha prometido mano dura con los responsables.

El presidente Sebastián Piñera afirmó este viernes que aplicará "en algunos casos" la Ley de Seguridad del Estado, una legislación que regula los delitos contra la seguridad interior del país y que endurece las penas.

El ministro del Interior, Andrés Chadwick, arremetió contra las protestas y dijo que desconoce si hay algún tipo de organización detrás de las movilizaciones.

"Usar la violencia y destruir en este caso el Metro que con tanto esfuerzo como chilenos hemos construido por décadas, realmente es inaceptable. Como gobierno vamos a usar nuestras atribuciones para mantener el orden", manifestó.

El detonante de las protestas fue el alza de 30 pesos chilenos (unos 80 centavos mexicanos) en el precio de los tiquetes del metro decretado hace dos semanas.

La indignación de los usuarios aumentó con las declaraciones del ministro de Economía, Juan Andrés Fontaine, que instó a los pasajeros a madrugar para aprovechar la tarifa baja que rige entre las 6 y las 7 de la mañana.

El precio de los tiquetes del metro capitalino ha subido de manera sostenida desde el año 2007, cuando costaba 420 pesos (unos 11 pesos mexicanos), hasta los 830 pesos actuales.

El Metro de Santiago es una empresa privada en cuya propiedad participa el estado chileno, y el precio de los boletos lo fija un panel de expertos con base en varios indicadores, como la inflación, el costo de los suministros para su operación y el tipo cambio, entre otros.