Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Aumenta tensión en Argentina ante primer paro general contra Macri

Manifestantes concretarán mañana jueves la primera huelga nacional que sufrirá el gobierno macrista.

Agencias.

Buenos Aires, 5 Abr (Notimex).- La tensión política en Argentina se incrementó hoy en vísperas del primer paro general que los sindicatos realizarán para protestar contra el gobierno del presidente Mauricio Macri.

La Confederación General del Trabajo (CGT) y la Central de Trabajadores de Argentina (CTA), que en conjunto aglutinan casi a tres millones de trabajadores, concretarán mañana jueves la primera huelga nacional que sufrirá el gobierno macrista.

El paro será apoyado por partidos de izquierda y organizaciones sociales que se sumarán a los bloqueos en las autopistas de acceso a Buenos Aires, la capital argentina.

Uno de los reclamos principales son las “paritarias”, que son las negociaciones anuales de actualización salarial y a las que el gobierno impuso un techo de 20 por ciento. Los sindicatos exigen incrementos acordes con la inflación que en 2016 superó el 40 por ciento en medio de un aumento de la pobreza y la indigencia reconocidos por las propias autoridades.

El paro se efectuará en un clima de fuerte confrontación verbal encabezada por el propio presidente, quien convocó a combatir “las mafias” sindicales, políticas, empresariales y de la Justicia.

“Voy a dar esa batalla y le vamos a sacar el poder a cada uno de esos mafiosos, porque no construyen futuro”, dijo Macri, tras advertir que la huelga costará 15 mil millones de pesos (unos mil millones de dólares).

Entre los gremios, además, ya hubo diferencias y algunos anunciaron que no adherirán al paro, como los gastronómicos, petroleros y trabajadores de algunas dependencias estatales. Por el contrario se sumarán los sindicatos de trabajadores de servicios del transporte de pasajeros y de carga, estatales, universidades, hospitales, escuelas, recolección de basura, bancarios, de peajes y aeropuertos.

Juan Carlos Schmid, uno de los tres dirigentes de la CGT, confió en que la huelga “provocará una paralización total de todas las actividades, va a haber una alta adhesión contra un malestar social que tratamos de poner en la agenda pública”.

Por el contrario, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, consideró que el paro “ya está quebrado, porque una gran parte de la sociedad no lo quiere”, y advirtió que habrá operativos policiacos para impedir el bloqueo de accesos.