Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

La luz de celulares y computadoras podría acelerar el envejecimiento

El nuevo estudio científico reveló que la luz azul podría afectar a las células de la retina y las neuronas cerebrales, además de provocar fallas en la locomoción.

Estados Unidos. La exposición prolongada a la luz azul, como la que emana de los celulares, computadoras y otros electrodomésticos, podría acelerar el envejecimiento, incluso si no afecta directamente a los ojos, revela un nuevo estudio realizado por científicos de la Universidad Estatal de Oregon.

La nueva investigación, publicada en la revista Aging and Mechanisms of Disease, sugiere que las longitudes de onda azules producidas por los diodos emisores de luz dañan las células del cerebro y las retinas.

Para el estudio se utilizó a la mosca de la fruta, empleada habitualmente en ensayos debido a los mecanismos celulares y de desarrollo que comparte con otros animales y con los seres humanos.

Jaga Giebultowicz, investigadora de la Facultad de Ciencias de la OSU que estudia relojes biológicos, dirigió una colaboración de investigación que examinó cómo las moscas respondían a las exposiciones diarias de 12 horas a la luz LED azul, similar a la longitud de onda azul de dispositivos como teléfonos y tabletas, y descubrió que la luz aceleraba el envejecimiento.

Las moscas sometidas a ciclos diarios de 12 horas a la luz y 12 horas en la oscuridad tuvieron vidas más cortas en comparación con las moscas mantenidas en la oscuridad total o aquellas mantenidas en la luz con las longitudes de onda azules filtradas.

Las moscas expuestas a la luz azul mostraron daños en las células de la retina y las neuronas cerebrales y tuvieron una alteración de la locomoción: la capacidad de las moscas para escalar las paredes de sus recintos, un comportamiento común, disminuyó.

Algunas de las moscas en el experimento eran mutantes que no desarrollan ojos, e incluso esas moscas sin ojos mostraron daños cerebrales y problemas de locomoción, lo que sugiere que no era necesario que vieran la luz para ser dañadas.

"El hecho de que la luz acelerara el envejecimiento en las moscas al principio nos sorprendió mucho", explica Giebultowicz, profesora de Biología Integrativa, "habíamos medido la expresión de algunos genes en moscas viejas, y descubrimos que los genes protectores de respuesta al estrés se expresaban si las moscas se mantenían a la luz. Presumimos que la luz regulaba esos genes".

"Luego comenzamos a preguntarnos qué hay en el luz que es dañina para ellos, y observamos el espectro de luz. Era muy claro que aunque la luz sin azul acortaba ligeramente su vida útil, solo la luz azul solo acortaba su vida de manera muy dramática", añade.

La luz natural, señala Giebultowicz, es crucial para el ritmo circadiano del cuerpo: el ciclo de 24 horas de procesos fisiológicos como la actividad de las ondas cerebrales, la producción de hormonas y la regeneración celular que son factores importantes en los patrones de alimentación y sueño.

"Pero hay evidencia que sugiere que una mayor exposición a la luz artificial es un factor de riesgo para el sueño y los trastornos circadianos", señala, "y con el uso frecuente de iluminación LED y pantallas de dispositivos, los humanos están sujetos a cantidades crecientes de luz en el espectro azul ya que los LED de uso común emiten una alta fracción de luz azul. Pero esta tecnología, la iluminación LED, incluso en la mayoría de los países desarrollados, no se ha utilizado lo suficiente como para conocer sus efectos a lo largo de la vida humana".

Giebultowicz añade que las moscas, si se les da la opción, evitan la luz azul. "Vamos a probar si la misma señalización que los hace escapar de la luz azul está relacionada con la longevidad", avanza.

Eileen Chow, asistente de investigación de la facultad en el laboratorio de Giebultowicz y coautora principal del estudio, señala que los avances en tecnología y medicina podrían trabajar juntos para abordar los efectos dañinos de la luz si esta investigación finalmente resulta aplicable a los humanos.

Mientras tanto, hay algunas cosas que las personas pueden hacer para ayudarse a sí mismas, como no sentarse durante horas en la oscuridad, dicen los investigadores. También usar gafas con cristales de color ámbar, que filtrarán la luz azul y protegerán las retinas, y configurar los teléfonos, portátiles y otros dispositivos para bloquear las emisiones azules.

"En el futuro, puede haber teléfonos que ajusten automáticamente su pantalla en función de la duración del uso que percibe el teléfono", agrega el autor principal Trevor Nash, un graduado de la OSU Honors College. "Ese tipo de teléfono podría ser difícil de fabricar, pero probablemente tendría un gran impacto en la salud".