Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Ministra de Defensa de Japón renuncia en medio de caída de respaldo a primer ministro

Hablando con periodistas después de que Inada anunció su renuncia en una conferencia de prensa diferente, Abe se disculpó "de corazón con la gente".

TOKIO (Reuters) - La ministra de Defensa de Japón, Tomomi Inada, anunció el viernes su renuncia, después de una serie de desatinos, traspiés y un encubrimiento en su cartera que han contribuido al fuerte desplome del respaldo público al primer ministro Shinzo Abe.

Inada, de 58 años, una discípula de Abe que comparte su visión conservadora, estaba entre los posibles funcionarios que serían reemplazados en una reorganización del gabinete, con la que el primer ministro espera recuperar su popularidad.

El apoyo al primer ministro se ha hundido bajo un 30 por ciento en algunos sondeos, debido a escándalos de nepotismo y la opinión de muchas personas de que sus colaboradores tomaron sus votos por sentado.

Hablando con periodistas después de que Inada anunció su renuncia en una conferencia de prensa diferente, Abe se disculpó "de corazón con la gente".

Informó que el ministro de Relaciones Exteriores, Fumio Kishida, agregaría la cartera de Defensa a sus labores para eliminar cualquier laguna en momentos en que Japón enfrenta graves problemas de seguridad, como la amenaza de Corea del Norte.

Abe, sin embargo, ha sido criticado tanto por legisladores oficialistas como opositores por mantener a Inada a pesar de sus errores y aparente incompetencia.

"Él debió haber arrojado a Inada bajo el autobús hace mucho (...) hacerlo en la víspera de una reorganización de gabinete sólo da la imagen de desesperación", dijo Jeffrey Kingston, director de estudios asiáticos en Temple University Japan.

La renuncia coincidió con el reporte de una investigación sobre sospechas de que funcionarios del Ministerio de Defensa intentaron ocultar registros que muestran el deterioro de la situación de seguridad en Sudán del Sur, donde tropas niponas se sumaron a una operación de mantención de paz liderada por Estados Unidos.