Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Sindicatos amenazan a Macri con paro general en marcha masiva

La CGT organizó la primer protesta masiva en contra del gobierno del presidente.

Agencias.

Buenos Aires, 7 Mar (Notimex).- La Confederación General del Trabajo (CGT) de Argentina organizó hoy la primera protesta masiva en contra del gobierno del presidente Mauricio Macri, y amenazó con realizar una huelga general a finales de marzo.

La CGT, que es la central sindical más importante del país porque aglutina al mayor número de trabajadores, tomó las calles del centro de Buenos Aires en reclamo de la apertura de las negociaciones salariales anuales, conocidas aquí como “paritarias”. El gobierno ya advirtió que los aumentos tendrán un tope de 18 por ciento porque es el nivel de inflación que esperan obtener este año.

Los sindicatos denunciaron por su parte que el incremento es insuficiente porque la inflación de 2016 superó el 40 por ciento y los trabajadores tuvieron grandes pérdidas de poder adquisitivo. A ello se suma el malestar por las "oleadas" de despidos que, según los gremios, no se detienen en los sectores públicos y privados y por la apertura de productos importados que amenaza las fuentes de trabajo locales.

Mientras decenas de miles de personas reclamaban en las calles mejoras salariales, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, desmintió en las redes sociales las acusaciones. Afirmó, por ejemplo, que hoy en Argentina hay 12 millones 100 mil trabajadores registrados, lo que representa el nivel más alto de los últimos cuatro años.

También aseguró que el año pasado, que fue el primero de Macri como presidente, las importaciones fueron 7.0 por ciento menores que en 2015 y 25 por ciento más bajas que en 2011. Lejos de las aclaraciones del jefe de Gabinete, los tres máximos dirigentes de la CGT, Carlos Acuña, Juan Carlos Schmidt y Héctor Daer, insistieron en que el gobierno debe abrir las negociaciones salariales sin estipular topes o de lo contrario habrá paro en todo el país.

En el mismo sentido se pronunciaron Schimdt y Daer, pero la evasiva a definir cuándo realizarán una huelga general, que representaría un duro golpe político para Macri, enojó a diferentes sectores de los trabajadores que colmaban las calles. Camioneros, trabajadores municipales, estatales, pasteleros, jardineros, del calzado, bancarios, docentes, de telecomunicaciones, mecánicos, de energía y sanidad, entre otros gremios, se dispersaron en los alrededores del Ministerio de la Producción.

A ellos se les unieron organizaciones sociales, partidos de izquierda y el kirchnerismo, además de ciudadanos de a pie con pancartas en las que pedían “Fuera Macri” y le pedían “basta de subestimar al pueblo” y un “No al ajuste del gobierno de ricos para los más ricos”.