Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Tiempos difíciles para industria automotriz europea

FRANCFORT, Alemania (AP) — Los vientos en contra que golpean la industria automotriz global se hicieron sentir en Europa el jueves, donde Ford, orientada hacia el mercado masivo, y Jaguar Land Rover, fabricante de autos de lujo, anunciaron amplias reestructuraciones y la eliminación de miles de empleos.

Ford Motor Co. dijo que eliminará empleos en Europa al reestructurar sus operaciones para enfocarse en los camiones comerciales y SUV, más rentables, mientras cambia la producción a autos eléctricos en el largo plazo.

La empresa con sede en Dearborn, Michigan, no reveló cuántos empleos eliminará, y dijo que las reducciones se lograrán en lo posible mediante negociaciones de retiro voluntario con los sindicatos y representantes de los empleados. La operación europea de Ford, con sede en Colonia, Alemania, emplea a unas 53.000 personas.

La empresa dijo que planea abandonar los modelos no rentables, además de llevar a cabo los planes anunciados previamente de cerrar una fábrica de transmisión automática en Burdeos, consolidar las sedes administrativas en Gran Bretaña y cesar la producción de su van C-Max en Saarlouis, Alemania. No dijo cuáles eran esos modelos, pero el vicepresidente a cargo de operaciones en Europa, Medio Oriente y África, Steven Armstrong, dijo que los sectores rentables eran los SUV y vehículos comerciales.

“En las últimas dos décadas, Ford Europa no ha sido sustentablemente rentable”, dijo Armstrong. “Solo podemos asignar capital a las zonas donde obtenemos un rendimiento de ese capital”.

Las automotrices globales deben adaptarse a los grandes cambios previstos hacia los vehículos autónomos y eléctricos y hacia los transportes colectivos mediante apps de teléfonos celulares. Además, las preferencias de los consumidores se alejan de los sedan y hatchback hacia los SUV.

Por su parte, Jaguar Land Rover anunció la eliminación de 4.500 empleos. La automotriz enfrenta la demanda decreciente en China y la incertidumbre en torno a la salida británica de la Unión Europea.

La fabricante de autos de lujo dijo que los despidos se suman a las 1.500 personas que renunciaron durante 2018. La empresa emplea unas 44.000 personas en el Reino Unido.

La firma, que pertenece al grupo Tata de la India, presentó el año pasado un plan de reestructuración por 3.200 millones de dólares después que el Brexit, las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos y los nuevos patrones europeos de emisiones ocasionaron a Jaguar una pérdida de 90 millones de libras en los tres meses anteriores al 30 de septiembre. En el mismo período de 2017 registró ganancias por 385 millones de libras.

El director general Ralf Speth dijo que Jaguar está “tomando medidas decisivas para provocar crecimiento a largo plazo”.