Afrontar en familia la enfermedad: ¿cómo involucrar a los niños? Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Afrontar en familia la enfermedad: ¿cómo involucrar a los niños?

Hablar con la verdad, fortalecer las redes de apoyo y abrir espacios seguros para externar dudas son los pasos a seguir propuestos por la tanatóloga.

Hablar con la verdad, fortalecer las redes de apoyo y abrir espacios seguros para externar dudas son los pasos a seguir propuestos por la tanatóloga.
La tanatóloga se enfocó en menores de 8 años para hablar sobre el tema.

Coahuila.- “La verdad nos hará libres” contesta Georgina Ruiz, tanatóloga, ante la incógnita de cómo acompañar a las y los pequeños de la casa cuando mamá o papá tiene una enfermedad grave. ¿Decirles? ¿Pensar que como están pequeños no se enterarán? Para Ruiz, el error más grave es excluirlos de la situación familiar.

Cuando una enfermedad grave se instala en casa, la dinámica familiar cambia por completo. “La más conocida es el cáncer desafortunadamente, pero hay enfermedades que son graves y que de alguna forma impactan en todo el sistema familiar”. Sin embargo, reitera que a los niños y niñas se les debe hablar claramente acerca de lo que está sucediendo.

La tanatóloga se enfocó en menores de 8 años para hablar sobre el tema. Aunque no es necesario que al pequeño se le explique los tecnicismos de la enfermedad en cuestión, porque complicaría su entendimiento sobre la misma, sí se debe hablar claramente, de acuerdo a su edad, sobre la situación anímica del papá o mamá que esté enfermo.

Explica que en ese rango de edad, el pequeño o pequeña tiene dos inquietudes: ¿quién lo cuidará? y si el padre que está sano también se enfermará. Es en ese momento, donde las redes de apoyo y los canales de comunicación se convierten en protagonistas.

“Hacerles saber que a ellos los vamos a seguir cuidando, que vamos a recibir apoyo a lo mejor de la demás familia, de los amigos, del colegio, pero hacerles saber que dentro de lo posible vamos a procurar que su vida, su pequeño mundo de actividades permanezca lo más estable posible”.

El pequeño puede pensar que si por ejemplo papá está enfermo, entonces, mamá también enfermará, “porque luego los niños tienden a magnificar y piensan que se quedarán sin los dos”. Por eso, el paso a seguir es explicarles que no es contagioso, que la intención no es que el padre sano también comience a tener complicaciones médicas y que, al contrario, estará para cuidarlo, protegerlo y atenderlo.