Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

El miedo dejó marcados a los habitantes del ejido Patrocinio

Algunos hasta han optado por salir a las calles con armas de fuego.

El miedo dejó marcados a los habitantes del ejido Patrocinio

El tiempo ha pasado en el ejido Patrocinio ubicado en el municipio de San Pedro de las Colonias, donde los restos de personas han sido localizados por grupos de búsqueda emanados de la sociedad y las autoridades de justicia del país y de Coahuila.

El miedo dejó marcados a sus habitantes, quienes han optado por utilizar armas de fuego.

Casi tres años han pasado desde que el ejido Patrocinio, ubicado al sur de San Pedro de Las Colonias, se convirtió en el foco de atención de las autoridades nacionales y estatales al ubicar miles de restos de personas que de acuerdo a investigaciones tanto de la Procuraduría General de la República como de la Fiscalía del Estado fue un lugar donde la delincuencia quitó muchas vidas.

El lugar ubicado a unos 80 kilómetros de Torreón se convirtió en un campo de desolación al tomar fama entre los habitantes de pueblos cercanos como un lugar al que resultaba peligroso ingresar.

En la actualidad las búsquedas de restos humanos en este sitio no están en proceso, es común ver en medio de estos campos áridos cintas de "investigaciones", además de veladoras de aquellos familiares de desaparecidos que han hecho de este sitio un lugar de esperanza para saber si fue aquí donde él o ella perdieron la vida en manos de delincuentes mediante restos humanos que son analizados con pruebas de ADN.

Aunque la presencia de gente armada en lo que algunos han denominado "un campo de exterminio" ya no es tan común, el miedo dejó marcadas a las familias.

Juan Chairez, quien literalmente vive en el campo y recorre día y noche desde hace años los terrenos del ejido Patrocinio, lo hace en una forma muy poco común.

En la mano izquierda lleva la reata de su llegue y en la derecha un rifle de grueso calibre que en todo momento tiene listo para enfrentar desde alguna situación de peligro hasta ahuyentar los coyotes que asechan su ganado.