Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Encuentran una pieza de mamut en el lecho del Nazas

Fue descubierta por investigadores de la UJED y se calcula que tiene entre 12,000 y 15,000 años de antigüedad.

En la zona urbana de la Ciudad de Gómez Palacio, Durango, cerca del lecho seco del actual río Nazas, se descubrió el primer vestigio fósil de megafauna pleistocénica en la región: un molar que por sus características y tamaño se ha considerado de mamut y cuya antigüedad ha sido calculada entre 12,000 y 15,000 años.

El descubrimiento ocurrió por casualidad, durante la búsqueda de moluscos pleistocénicos que realizan investigadores de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Juárez del Estado de Durango, Campus Gómez Palacio (FCB-UJED), encabezados por el biólogo José Luis Estrada y el paleobiólogo Alexander Czaja, quienes al dar con el hallazgo avisaron al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), delegación Durango, para su respectivo registro y conservación, como lo marca la ley.

Este no es el primer hallazgo de un mamut en Durango. El molar que data del perido pleistoceno está en la facultad para su investigacion. Incluso no descartan en la misma zona más restos de mamut, vegetación y de los primeros habitantes humanos de Latinoamérica.

El proceso de recuperación del molar ha sido supervisado por la arqueóloga Cindy Sandoval Mora, investigadora del INAH en Durango, quien actualmente acompaña a los paleontólogos de la UJED en los trámites para el registro de la pieza y en el protocolo de autorización de estudio y tratamiento de conservación.

La arqueóloga explicó que cada vez es más frecuente este tipo de hallazgos, dado el aumento de obras de infraestructura que se desarrollan en las poblaciones y que dan la oportunidad de localizar vestigios fósiles. Respecto a este último, dijo que existe interés por parte de los paleobiólogos de la UJED de continuar con la investigación in situ, así como analizar la pieza y darle tratamiento de conservación para su posible exhibición junto con otras colecciones de la universidad.

Así son los molares de los elefantes, muy similares a los que tenían los mamuts.

El acercamiento entre el INAH y la UJED con motivo de este hallazgo, destacó, ha sido provechoso, porque se han establecido puentes y grupos de trabajo académico que pretenden conformar proyectos de investigación y protección del patrimonio paleontológico, incluida la labor de poner al día el registro de colecciones que aún no cuentan con las cédulas de reconocimiento recién establecidas por el INAH en el nuevo Sistema Único de Registro Público de Monumentos y Zonas Arqueológicos e Históricos, el cual pretende la organización y clasificación del vasto universo que conforma el patrimonio cultural del país.

De acuerdo con los descubridores del molar, no sorprende que en la Comarca Lagunera ―actualmente caracterizada por la aridez del semidesierto― sea posible encontrar este material, porque en el pasado tuvo grandes praderas que fueron excelente hábitat para los “gigantes” del Pleistoceno.