Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Extinguen incendio en Sierra de Zapalinamé

Mantendrá un operativo de vigilancia de 48 horas para determinar la afectación total.

Este miércoles por la tarde el gobierno de Coahuila dio por concluido el incendio de la sierra de Zapalinamé en Saltillo.

El gobernador Miguel Ángel Riquelme Solís visitó la base de los brigadistas que combatieron el incendio forestal que se suscitó desde el pasado 8 de abril en el Cañón de San Lorenzo.

En la Sierra de Zapalinamé, fue declarado al 100 por ciento el incendio controlado, el cual inició el pasado fin de semana en manos de unos paseantes.

En el lugar, el mandatario informó que se mantendrá un operativo de vigilancia de 48 horas para determinar la afectación total y que haya sido liquidado en su totalidad.

El Gobierno del Estado, en conjunto con las dependencias e instituciones correspondientes de los tres órdenes de gobierno, mantuvo un trabajo coordinado en las labores de extinción y control del fuego.

Se contó con la ayuda de ayuda de helicópteros provenientes de Nuevo León, gestionados por la Comisión Nacional Forestal y por parte de la Comisión Nacional del Agua.

El trabajo directo de combate al fuego se realizó por 121 brigadistas de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Urbano de la Subsecretaría de Protección Civil, Conafor, Sedena, Profauna, de las unidades de Protección Civil de Arteaga y Ramos Arizpe, y de Ecología Municipal de Saltillo.

El combate al fuego se dificultó el pasado 9 de abril debido a las condiciones meteorológicas que se presentaron, con temperaturas por encima de los 30 grados Centígrados, humedad relativa inferior a 34 por ciento y rachas de viento de hasta 47 kilómetros por hora.

El día 10 se presentó una neblina densa con llovizna intermitente, que evitó que los helicópteros pudieran operar, pero los brigadistas se encargaron de combatir el incendio de manera directa en el paraje “La Campana”, donde se suscitó este siniestro.

La vegetación afectada fue en un 90 por ciento de matorral submontano, matorral desértico y pastizal, y sólo un 10 por ciento de arbolado adulto de pino piñonero y bosque de encino-pino; se tuvo una afectación de alrededor de 450 hectáreas siniestradas.