Familia lagunera viajó a Mazatlán en camión de ruta; se quedaron sin frenos Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

50 integrantes de familia lagunera se fueron a Mazatlán en un Torreón-Gómez-Lerdo

Durante el viaje, el camión se quedó sin frenos y tuvieron que usar una rampa de emergencia de la super carretera. Sin embargo, esto no fue impedimento para que disfrutaran de la playa.

Familia lagunera viajó a Mazatlán en camión de ruta; se quedaron sin frenos
Familia lagunera viajó a Mazatlán en camión de ruta; se quedaron sin frenos

Mazatlán.- Este fin de semana circuló en redes sociales una imagen peculiar. Un camión de la ruta Torreón - Gómez - Lerdo que estuvo en la avenida Camarón Sábalo en el malecón del Puerto de Mazatlán.

Se trata de las familias: Espinoza, Martínez, Salaz y Acosta, 50 de sus integrantes viajaron desde el miércoles a bordo del camión número 87 perteneciente a Don Alfonso Espinoza, alias “Pancho Villa”.

12 horas de trayecto desde el Corazón de La Laguna hasta la playa, una quedada sin frenos y verse en la necesidad de usar la rampa de emergencia de la súper carretera, no fueron impedimento para que chicos y grandes conocieran el mar de cerca y escucharan una que otra canción de música de banda.

Se trata de la primera aventura en camión de esta familia, a bordo del Torreón - Gómez - Lerdo, viajaron de todas las edades, entre ellos el pequeño Iker de apenas siete meses y la bisabuela Socorrito de 92 años.

En la ida, el entusiasmo mantenía despierta a la familia y firmes los brazos al volante del buen Don Alfonso, quien descalzo conducía su camión repleto de imágenes del general Villa.

Un ojo para adelante y otro para atrás, pero otro más a los medidores de la temperatura y aceite del camión, para que no volviera a ocurrir otra “sorpresita” y por fin el momento que todos anhelaban llegó. La playa los esperaba.

Fotos aquí, fotos allá, con los niños, con las tías con la abuela, con el esposo con los primos y con los hijos ni se digan. La playa estaba a los pies de toldos ellos después de una larga lucha contra el peligro, no eran una familia más, eran una familia afortunada con todo lo necesario en el mundo para ser felices.

Cuatro días pasaron, entre ellos los paseos en el camión de ruta eran necesarios, 50 de familia a bordo de él y tras gastar 15 mil pesos, más que nada en Diésel y las casetas.

Un largo camino de regreso los aguardaba.

La parte trasera del camión era de múltiples usos, cocina, baño y dormitorios una casa rodante al servicio ellos.

“Nos la pasamos bien, yo ya había venido anteriormente para acá, ya habíamos venido todos, pero la otra vez se le pagó a alguien. Si yo hubiera manejado aquella vez que le ayude al chofer no me hubiera animado por que está cabrón”.

Por fin a las 12 de la noche a lo lejos se observó la novena caseta de allá para acá, la última antes de llegar a casa. Por fin la aventura había terminado pero todos sanos, salvos y bien paseados.

Familia lagunera viajó a Mazatlán en camión de ruta; se quedaron sin frenos