Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

“La maestra hizo un sacrificio de amor y el niño no es culpable”: Madre de familia del Cervantes

Esta madre de familia, señala que su hijo fue testigo de la despedida de su compañero ese día por la mañana.

Las horas han pasado después del viernes estremecedor que vivió la Comarca Lagunera tras ocurrir un tiroteo en el Colegio Cervantes y la reflexión ha prevalecido en las familias que tienen un hijo en este plantel, pero también en otras instituciones, ya que este lunes las actividades deben reactivarse.

Alma, una madre de familia, cuyo hijo era amigo del fallecido, asegura que su pequeño, fue testigo de un “acto de amor” por parte de la Maestra María Assaf Medina de inglés que trató de frenar la conducta atípica de uno de sus mejores alumnos, aquella mañana del viernes diez de enero.

“A mí primero me avisaron que había una balacera por el Bosque, yo dije ‘los niños están dentro del colegio, están seguros’, pero me avisan que de hecho fue dentro del Colegio Cervantes y, olvídate, se me vino el alma al suelo”.

Esta mujer, cuyo trabajo se ubica en la zona norte de Torreón, respondió a sus impulsos de madre y cruzó la ciudad sabiendo que había víctimas tras le tiroteo. Fueron eternos los pasos que dio de su auto hacia el plantel para preguntar por su hijo.

“Me dicen ‘¿Cómo se llama tu hijo?’ Le di el nombre del niño. ‘El niño está bien, no está entre las víctimas’.

Mayela lamenta que esta situación ocurriera, asegura que tras los hechos habló con su hijo del mismo modo de once años, quien le externó a detalle lo ocurrido.

“Era un niño muy tranquilo, mi hijo está desconcertado, no puede creer que haya sido él. Un niño tranquilo con buenas calificaciones y yo sé que en esa escuela nunca se ha presentado un caso de bullying porque checan mucho esas situaciones, me consta. Le preguntaba a mi hijo por el niño, y él me decía ‘no mamá nunca le hacían nada’”.

Esta madre de familia, señala que su hijo fue testigo de la despedida de su compañero ese día por la mañana.

“Temprano a ciertos grupos de niños les dijo que hoy era su último día de clases”.

Mayela, señala que la maestra María se despidió del mundo como una persona que ante la adversidad vio por los demás.

“Yo creo que fue eso, que la maestra trató de contener el ataque, siento que dio su vida por los demás”.

Pese a la adversidad, Mayela asegura que su hijo seguirá en el plantel que por años ha sido su segunda casa.

La sugerencia de esta madre de familia para el resto de los alumnos, es el diálogo entre padres e hijos, externar lo que ocurrió en palabras que estén al nivel de los pequeños e impedir el “bombardeo” de información que a su temprana edad es difícil de entender.

Al igual que otras personas, Mayela asegura que el niño no es culpable de esta tragedia, pero mantiene una pregunta que quizás miles de personas se hacen: ¿De dónde sacó las armas?