Sancionarán a agentes de GROM por uso excesivo de fuerza Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Sancionarán a agentes de GROM por uso excesivo de fuerza

El gobernador Rubén Moreira reconoció que los elementos del Grupo de Reacción no debieron abatir a dos presuntos delincuentes en la carretera Saltillo – Zacatecas.

Luego de abatir a dos presuntos delincuentes en un tiroteo registrado en la carretera Saltillo-Zacatecas, el gobernador de Coahuila, Rubén Moreira Valdez, comentó que los elementos del Grupo de Reacción Operativa Metropolitana (GROM), incurrieron en uso excesivo de la fuerza, por lo que serán sancionados conforme a derecho.

Expuso que la Fiscalía General del Estado hizo la imputación correspondiente en contra de los agentes del GROM por el homicidio de dos hombres el sábado anterior y pidió esperar a que sean los jueces quienes determinen si hay o no responsabilidad por los hechos.

“Lo que si es que el exceso de la fuerza pública se tiene que castigar, (…) lo que puedo decirle es que hace 6 años había al año mil 700 homicidios y ahorita hay, lamentablemente 215”, destacó.

El Secretario de Gobierno, Víctor Zamora Rodríguez, aseguró que en ningún momento los elementos de seguridad retiraron teléfonos móviles a automovilistas que presenciaron lo ocurrido, señalando que esa versión es un “dicho de un periódico”.

Reveló que a partir del evento en el que dos personas resultaron sin vida, se inició una investigación y se ordenó un arresto administrativo por 72 horas en contra de los elementos que participaron en el tiroteo para aclarar lo ocurrido.

“Ya están en el Cereso los dos (policías del GROM), a las 12 de la noche el juez liberó la orden de aprehensión contra ellos, a las 3 de la mañana fueron ingresados al Centro”, precisó.

Indicó que se presume que uno de los civiles portaba un arma y luego de que la sacó fue cuando los agentes del GROM activaron las detonaciones, sin embargo aseguró que en ningún momento hay protección para los efectivos.

Zamora Rodríguez informó que se fueron imputados por el delito de homicidio calificado agravado por ser cometido por servidores públicos, por lo que pudieran alcanzar prisión por más de 20 años.