Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Mexicana con síndrome de Down se convierte en pianista profesional

Cuando nació, los doctores dijeron que Isaura Porras no podría aprender nada, sin embargo, toca piezas de Mozart y ha dado tres conciertos en Costa Rica.

Isaura Margarita Porras nació con ceguera y síndrome de Down en Chiapas. Los doctores fueron claros con sus padres desde el primer día: no aprendería nada. Hoy, la joven es concertista de piano a nivel internacional.

Isaura ha ofrecido tres conciertos en Costa Rica, con un repertorio musical que incluyó piezas de genios como Mozart, Schumann y Chopin, así como temas emblemáticos de la cultura mexicana como "Cielito lindo", del compositor Quirino Mendoza y Cortés.

Su madre, Imelda Cruz, contó que llevó mucho esfuerzo que su hija de 34 años lograr su sueño, pues por muchos años buscaron sin éxito un maestro, hasta que un día se toparon con la concertista Nadia Arce, cuando daba un recital en un centro comercial.

Isaura y sus padres quedaron fascinados por la habilidad de la pianista y con valentía, decidieron preguntarle si podría enseñar a su hija a tocar el piano. Accedió y la niña ganó una maestra que marcaría su vida y su carrera.

"Cuando estaba muy pequeñita, su padre le compró un teclado y tocaba con sus dos deditos. Llegamos a Cuautla, (estado de) Morelos, y empezamos a buscar un maestro para ver si le podían seguir dando algunas clases más que nada que aprendiera a tocarlo", relata la madre.

"Hasta hoy le da clases. Ella no vive aquí y su repertorio se lo da por Skype", asegura Imelda, quien considera que la mentora "se siente orgullosa por todo el desempeño que ha realizado" su discípula "a pesar de que le costo al inicio enseñarle".

​Nadia Arce recuerda que para ella "era padrísimo (estupendo)" enseñar a su alumna, porque era aprender cómo debería de enseñarle.

“Realmente fue de una forma empírica, porque yo todavía no tomaba cursos de pedagogía musical", relata.

Al no tener un sistema de braille tuvo que hacer acopio del ingenio e inventar uno con madera y otros materiales para que su alumna pudiera "sentir la textura e identificar las figuras musicales".

A día de hoy, la maestra da clases por Skype a niños de distintos lugares del mundo, ya que para la maestra, el amor y la pasión por lo que hagan es esencial para que niños con dificultades logren sus sueños.

"Antes que nada tienen que tener amor en ellos mismos y observen qué maravilla puede haber en cada ser humano", dijo.

"He tenido experiencias maravillosas con niños: ataques epilépticos, un niño sordomudo; he tenido alumnos con diferentes características especiales", destacó.

Para Imelda, su hija "ha superado todas las expectativas que puede tener en la vida".

La pianista acabó licenciándose en Música por la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM).

En agosto de este año acudirá a Colombia para su actuación en el primer "Pianotón", programado los días 22 y 23 en la ciudad de Medellín.

"Me estoy preparando para tocar en agosto", dice Isaura, comentando el amor que siente por Colombia, país al que aterrizará para demostrar su talento para la música. Y demostrar que lo imposible a veces existe.

En México ocurre un caso de síndrome de Down por cada 650 nacimientos y el riesgo se incrementa en mujeres mayores de 50 años de edad, con una proporción de un caso por cada 42 embarazos.

No obstante, la condición aún no cuenta en México con cifras precisas, solo aproximaciones.