Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

USMCA, un reto para la industria automotriz: AMIA

La asociación destacó que se estableció una salvaguarda para una cantidad de vehículos que quedaría exenta de un arancel de 25%, en caso de que EU concluya la investigación de la sección 232 en contra de la importación de autos y autopartes.

La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) consideró que el Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (USMCA, por sus siglas en inglés) representará un reto, pero también da certidumbre al sector pues llegó a pactos que le permitirán mantener el crecimiento de la planta productiva del país en los próximos años.

La asociación, que dirige Eduardo Solís, destacó que se estableció una salvaguarda para una cantidad de vehículos que quedaría exenta de un arancel de 25 por ciento, en caso de que Estados Unidos concluya la investigación de la sección 232 en contra de la importación de autos y autopartes donde se establecería dicho arancel.

La industria automotriz establecida en nuestro país se encuentra revisando los textos publicados, no obstante, considera que el nuevo tratado representa un gran reto, por lo que tendrá que realizar esfuerzos importantes que le permitan aprovechar las oportunidades en la actual coyuntura de comercio internacional”, informó el organismo en un comunicado.

AMIA participó activamente desde el inicio del proceso de negociación del nuevo TLCAN como integrante del Cuarto de Junto e indicó que trabajará con la Secretaría de Economía para asegurar una adecuada instrumentación del USMCA.

Las reglas de origen del sector automotriz, que fueron un punto medular en la negociación, quedaron con un valor de contenido regional (VCR) de 75 por ciento, bajo la metodología de costo neto y se incorpora el valor de contenido laboral (VCL), que es de 40 por ciento para autos y de 45 por ciento para camionetas. También se establece que las compras de acero y aluminio que realicen las empresas armadoras de vehículos ligeros deberán ser originarias de la región de América del Norte en, al menos, un 70 por ciento.

Se identificaron siete autopartes definidas como esenciales, que deben provenir de la región, las cuales se dividen en tres categorías: esenciales, principales y complementarias, cuyo VCR se estableció entre el 75, 70 o 65 por ciento, dependiendo del tipo.