Comunidades aledañas al cañón de Fernández piden apoyo para dar mantenimiento a la zona Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Comunidades aledañas al cañón de Fernández piden apoyo para dar mantenimiento a la zona

El paso del Nazas causó desastres que no han sido atendidos, las cuotas de los turistas no cubren el problema.

Once meses han pasado desde que el agua proveniente del río Nazas tuvo volúmenes altos y los daños colaterales en comunidades cercanas al cañón de Fernández,, donde dependen del turismo, no han sido reparados.

Habitantes del ejido Cañón de Fernández solicitan que el gobierno de Durango tome acciones en este paraje natural que es muestra de un descuido inminente.

Pese a que existe un costo de 30 pesos para mantenimiento de este sitio, la presencia de basura en el camino es algo evidente, pues cerca de 25 mil personas acuden cada año a realizar actividades al aire libre. En este sitio, habitan por lo menos 300 familias de las cuales un 90 por ciento vive del turismo.

El paso del agua ocurrido en fechas recientes, con más de 450 metros cúbicos por segundo, causó serios daños, sobre todo en infraestructura moderna, lo que según los habitantes de esta zona es un peligro.

La elevada concentración de agua causó que especies como la lobina negra y la mojarra tilapia presentaran pérdidas, lo que a decir de los ejidatarios, deberá ser atendido por la Secretaria de Agricultura, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, antes de que exista un golpazo irreversible.

El ejido Nuevo Graceros, fue creado en 1967 tras el hundimiento de la primera comunidad que hoy está metros bajo el agua en la presa Francisco Zarco. La esperanza de las familias está puesta en que tendrán empleo este año al aplicarse una estrategia que permita sostener su economía a base del turismo, ya que el cobro de cuotas no muestra una rentabilidad para los comerciantes del cañón debido a que la limpieza y el mantenimiento no se han realizado debidamente.